Graduados

Más que un retrato de nuestra generación X, o de quienes ahora nos acercamos irremediablemente a los 40, Graduados parece jugar con los recuerdos de la televisión de los ’80, con Nancy Dupláa a la cabeza como referente de las series Clave de sol y Montaña rusa. Un ejercicio catódico sobre el devenir de los personajes que décadas atrás les dieron vida a programas locales destinados a un público púber/adolescente, y que en su momento encarnaron Leonardo Sbaraglia, Pablo Rago, Cecilia Dopazo, Malena Solda, Gastón Pauls, Adrián Suar (cuando hacía Pelito) y por supuesto la mencionada Dupláa entre otros.

El recurrente plano general de la fachada de la casa que Loli y Pablo habitan en el presente es quizás el leitmotiv más evidente de aquella televisión atenta a recrear (o estereotipar) a los jóvenes porteños de clase media-alta. En Montaña rusa todavía más que en Clave de sol, los chicos de la ficción podían referirse a algún problema económico o laboral que estaban atravesando sus padres pero rara vez alguien abandonaba el uniforme de colegio privado o las residencias en los barrios de Martínez o Acassuso.

En Graduados, la pareja a cargo de Dupláa y Luciano Cáceres recrea esa apariencia de rico más propia de la telenovela clásica que de una propuesta innovadora. Hasta el Tuca de Mex Urtizberea se da el lujo de vivir a sus anchas gracias a una supuesta herencia millonaria.

Tal vez lo más cercano a la realidad X sea el síndrome de Peter Pan que padecen ese tercer personaje, Verónica (Julieta Ortega) y Andrés (Daniel Hendler). En los contrastes y (des)encuentros entre los integrantes de este trío díscolo y los niños bien parece encontrarse la clave narrativa de la nueva comedia catódica de Sebastián Ortega.

El primer capítulo que Telefé emitió ayer a las 21.15 con suma puntualidad presentó a los protagonistas (a algunos más detalladamente que a otros) y uno de los conflictos centrales (con sello también telenovelero). Aunque el nivel actoral fue bastante parejo, Cáceres sobresalió entre sus coetáneos.

Por otra parte, dio mucho gusto verlos a los experimentados Mirta Busnelli, Roberto Carnaghi y Juan Leyrado. Los televidentes aficionados al tenis también habrán celebrado la participación especial de Gastón Gaudio.

Ante ciertos excesos de caricaturización y la previsibilidad de algunas intrigas, vale preguntar si Graduados resistirá las exigencias de la entrega diaria. Quizás éste sea el gran desafío de volver a (la televisión de) los ’80.

4 comentarios en “Graduados

  1. Tu reseña impecable .A dhiero en casi todo ,incluído tu temor final
    La tira esta lejos de mi experiencia ( no tiene nada q ver conmigo)
    pero me pareció interesante y bien dirigida .Ademas todo un logro q Mex dé el personaje de adolescente y de treineañero tan pero tan bien a sus 50 .Sin dudas es un gran actor .
    No me gusta la actriz q hace de amante ,pero el resto sí .
    Me molestó (aunq no sé porq) … el recurso de la voz en off

  2. El recurso del raconto en off es un poco trillado, ¿no, Mabel?

    Creo que Sebastián Ortega tiene buen tino para elegir actores. Si no me equivoco, es el primero en convocar a Cáceres para un rol protagónico en televisión. Por otra parte, ya había elegido a Mex para Los exitosos Pells. Y en cuanto a Dupláa, guste o no cómo actúa, su rostro nos retrotrae inmediatamente a Montaña rusa; he ahí un acierto.

    Egresé del colegio secundario en 1990 así que debería sentirme súper identificada con Graduados. Sin embargo, el capítulo de ayer me dejó con una sensación medio rara, de desilusión tal vez porque esperaba una mirada más crítica sobre nuestra generación y porque los guiños mediáticos me parecieron excesivos (las escenas de Loli y Pablo con la mucama me resultaron artificiosas y poco graciosas).

    Habrá que seguir mirando la serie al menos durante un par de semanas hasta que se asienten los personajes y sus historias. El elenco invita a tener paciencia.

    PD. Isabel Macedo tampoco es santo de mi devoción. :oops:

  3. Es ver Graduados o 6 7 8 .Es fácil elegir
    La Duplá me gusta porq es de Urquiza y piensa bonito Su calidad actoral ,va después .
    Ahora ,”la verdad ,la verdad “,no esperaba demasiado de esta serie .Yo soy de una generacion q cuando tenía 20 ,vio Treinta y pico (una serie yanquee )con deleite .
    Con respecto a Caceres creo q es tan protagónico como en El elegido Pobre chico esta condenado a hacer de hijo del capo .

  4. Uy… Me equivoqué entonces, Mabel.
    Nunca vi El elegido. Pensé que Cáceres secundaba a Echarri, el protagonista. Es una pena que quede encasillado; es un muy buen actor (y director de teatro).

    ¿Treintaypico, la serie yankee? La recuerdo vagamente pero no me enganchaba mucho, seguro que por una cuestión de edad.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s