Tragedia ferroviaria en Once. María Luján Rey y Paolo Menghini, ejemplo de lucidez ciudadana

Entre 2008 y 2010 Espectadores le dedicó uno, dos, tres posts a la desventura de viajar en los trenes del ramal Suárez-Mitre de TBA, e incluso en noviembre de 2006 elogió una entrega de Telenoche Investiga referida al servicio ferroviario en Buenos Aires. Sin embargo, este blog no publicó una sola palabra sobre el choque en la estación de Once, que el 22 de febrero pasado mató a 51 pasajeros e hirió a más de setecientos.

Recién ahora, a un mes de la tragedia, compartimos “Viaje en tren“, una de las Historias insólitas de la Historia argentina de Daniel Balmaceda. La crónica recomendada por Nagus sugiere la necesidad de consultar nuestro pasado antes de adherir a los análisis acotados que proliferan en nuestra prensa.

La revisión no pretende exculpar a la Secretaría de Transporte ni a la empresa TBA, pero sí busca ir más allá de la acusación fácil y en general conveniente. Por favor, no confundamos este ejercicio con la mera cronología de accidentes elaborada por nuestros diarios (dicho sea de paso, ésta de La Nación excluye el terrible choque ocurrido el 8 de marzo de 1981 en Brandsen).

Entre el ruido mediático originado en diatribas oportunistas (hubo tantas que cuesta elegir un solo link) y en declaraciones repudiables (del ahora ex secretario Juan Pablo Schiavi, del comunicado de prensa emitido por el Ministerio de Seguridad, del empresario Roque Cirigliano), sobresale el discurso de los padres de Lucas Menghini Rey, la última víctima fatal hallada. Conmueve la lucidez de ambos cuando interactúan con los periodistas: además de expresarse con sobria precisión, resisten toda invitación a decir lo que algunos entrevistadores y movileros quieren escuchar.

A título ilustrativo, cito la conversación telefónico-radial que Magdalena Ruiz Guiñazú mantuvo con Paolo Rey uno o dos días después del hallazgo del cuerpo de Lucas. Hacia el final de la charla, el entrevistado se negó a acompañar la crítica de la conductora a los funcionarios públicos que no admiten preguntas en sus conferencias de prensa (“no me corresponde opinar sobre este asunto”, dijo). La periodista terminó disculpándose por la digresión.

Ayer jueves a la mañana, María Luján Menghini reaccionó de manera similar cuando un movilero de TN le preguntó por el accionar de la Justica. “Yo quiero creer en quienes llevan adelante la causa”, contestó para luego asumirse “incapaz de responder porque no soy jueza ni abogada”.

Ya en la carta abierta que difundieron el 27 de febrero, los padres de Lucas demostraron claridad mental cuando se refirieron a quienes usaron su dolor y reclamo: “los que enviaron mensajes mentirosos, crueles o perversos, los que pretendieron usar políticamente y con declaraciones altisonantes esta tragedia, y los que el viernes invadieron la estación de Once pretendiendo mezclar nuestras desesperantes horas con su miseria política, con una violencia que no tiene nada que ver con nosotros”. Tras agradecerles la colaboración prestada, Paolo y María Luján también les pidieron a los medios “pensar alguna vez, lo antes posible, que ninguna imagen, ningún sonido, ninguna supuesta primicia pueden violentar el derecho básico a la intimidad de las personas como nos pasó el viernes a la tarde, cuando anunciaron la muerte de nuestro hijo sin que nosotros tuviésemos la confirmación oficial”.

“Después me esperaron en la morgue”, prosigue el texto. “Nunca más puede ser visualmente atractivo para nadie ver la imagen de un padre entrando allí a reconocer el cuerpo de su hijo. La obligación de imponer un cambio es nuestra, como trabajadores de prensa, pero sobre todo como seres humanos, que es una instancia superior a cualquier trabajo”.

Habituados al usufructo ideológico y económico que nuestro periodismo suele hacer del ciudadano común devenido en víctima (Raúl Zaffaroni le dedica párrafos muy interesantes a este fenómeno aún más evidente desde la perspectiva criminológica), algunos argentinos sentimos profunda admiración por Paolo y María Luján. No sólo por la entereza con la que reclaman justicia y honran la memoria de su chico, sino por la lucidez con la que entienden su relación -tristemente ocasional- con los medios de comunicación.

9 comentarios en “Tragedia ferroviaria en Once. María Luján Rey y Paolo Menghini, ejemplo de lucidez ciudadana

  1. Muy bueno el post. Realmente admirable lo de estos padres. Si cada ciudadano pudiera tener al menos un 5 por ciento de esa entereza, estaríamos en otro planeta.
    No nos olvidemos de esta tragedia, ¡por favor! Cada día el pueblo trabajador vuelve a someterse a la tortura del transporte público. No lo olvidemos.
    Un abrazo.

  2. Muy bueno el post ,admiro su fortaleza exijamos justicia por todos los pasajeros q ya no estan y por los q se arriegan viajando cada dia, prohibido olvidar¡¡¡¡
    toda la fuerza un abrazo¡¡¡¡
    Patricia de Longchamps

  3. Caro, Patri, recordar es la consigna. También aportar algún granito de arena al reclamo de justicia que encabezan los padres de Lucas y familiares de las demás víctimas.

  4. Cierto… Igual yo sigo teniendo un problema en mi cabeza con el tema de este muchacho que encontraron último.

    Como conozco los protocolos que se aplican a S&R (Búsqueda y Rescate) y sé de la alta capacitación de los Bomberos de la PFA y de sus grupos especiales de Rescate, Me suena mucho en la cabeza el porqué de encontrar a esta persona más de 48Hs. después y todo lo que se dijo en los medios al respecto.

    Por un lado uno podría pensar que “se comieron un cadáver”. O sea pensar que la búsqueda no fue realizada cómo se debe realizar. Pero si analizamos el lugar del impacto nos encontraremos con un “corredor” de no más de 45 metros por solo 4 de ancho. O sea un espacio confinado donde por la brusca desaceleración se produjo una superposición de estructuras en modo de cizallamiento en unos 6 metros.

    Esto hace que tengamos una forma muy especial de trabajar. Lo primero que un Rescatista encuentra es una “pila de cuerpos”. Se debe trabajar en localizar a los que aun tengan vida y puedan morir por culpa del trauma pero además “aplastados” por otros cuerpos. Así realizamos la extricación de los más urgentes que son los que tienen posibilidades de sobrevida. Ésta tarea puede ser realizada por Rescatistas, Bomberos o EMT (Técnicos en Emergencias Médicas) y de allí se pasa a todas las víctimas a la cola de Triage para que un médico evalúe las necesidades de cada caso.

    Imaginen esto así: Alguien va removiendo restos del vagón mientras otro mira “quien respira”. Así se va quitando todo lo más rápido posible hasta llegar a la zona de superposición de los vagones, donde uno debe presuponer que hay víctimas aprisionadas entre el cizallamiento de las carrocerías (Dato: Aunque sea muy obvio que alguien allí está muerto pues fueron toneladas de metal aplastadas, siempre se lo considera víctima hasta demostrar lo contrario).

    Entonces una vez que se “limpió la zona” y se extricaron (sacaron) todas las víctimas visibles, se pasa a la búsqueda en los lugares no visibles y luego se pasará a los lugares no previsibles (que fue donde se encontró el cadaver).

    Sigue

  5. Por supuesto que en una zona de impacto como la de Estación Miserere, esta tarea se hace casi en simultáneo porque hay personal suficiente para “remover” lo que está por arriba y casi a la vez ir mirando otros lugares.

    Aquí llega el momento en que nos preguntamos “porqué no se vio a esta víctima”. Y mi idea al respecto es porque las necesidades de remoción en los principales lugares “impacto directo + no visibles” hicieron que se destinara personal a una revisión inicial sobre los “no previsibles” y luego (al finalizar el operativo) una persona, un Rescatista no recordó volver a revisar más tranquilo ciertos lugares marcados como “no previsibles”.

    O sea, para mi esto fue un error surgido de la operación misma. Es casi imposible en un escenario de impacto cumplir el 100% de los protocolos. Es casi imposible que diversas fuerzas que se capacitan por separado cumplan el 100% de los aspectos a controlar. La falla humana en operaciones de rescate es habitual. Es normal porque son seres humanos que por más entrenados que estén sufren del impacto traumático de lo que están viendo y haciendo. Incluso hay quienes aseguran que el impacto traumático es superior en quien tiene completo y cabal conocimiento de hasta dónde pueden llegar las implicancias del impacto, que en quien es solo un espectador casual.

    Es muy probable que un Rescatista haya revisado el lugar “improbable” en forma rápida para poder volver a colaborar en salvar vidas. Es muy posible que uno de todos los Rescatistas haya hecho el “apunte mental” de “luego debo revisar esa zona nuevamente”. Pero ello no invalida la acción del Rescatista. Hablamos de situaciones que por más que se las practique siempre habrán sido con colorantes y no con sangre real. No existe alguien 100% perfecto en operaciones de rescate y pese a ello PFA y SAME hicieron un trabajo coordinado a un nivel pocas veces visto y que es digno de ser incluido en los libros de capacitación para Búsqueda y Rescate en Espacios Confinados.

    Quiero comentarles algo sobre una “pavada” que escuché repetir en la prensa varias veces: Me refiero al uso de perros. Sencillamente NO se podía usar perros porque es casi imposible usarlos en espacios confinados con gran caudal de víctimas porque su olfato se confunde pues en todos lados “hay olor a víctimas”. No es una zona abierta (como AMIA), hablamos de unos 4 metros de ancho donde había centenares de personas y además hay que tener en cuenta algo y es “qué tipo de perros se usarían”. ¿Perros entrenados para encontrar por la combinación de olfato+oído a víctimas que giman y respiren o perros entrenados para encontrar cadáveres con olor provocado por la fauna cadavérica? Y no quiero explicarles a que se le llama “fauna cadavérica” pero supongo que quedó claro.

    Sigue

  6. Por supuesto los segundos no se usarán hasta pasados unos días y los primeros en un “vagón de tran” no sirven de mucho.

    Para lo último de mis comentarios he dejado un tema que a muchos puede molestarle pero que para mí es muy claro. La víctima fue encontrada en un lugar donde para ingresar debió violar una seguridad (endeble o no) pero que para esa persona era muy clara. Si esa persona no hubiera estado allí tal vez su destino hubiera sido otro. Pero no podemos evitar recordar que una persona mayor de edad no puede negar que sabe que está ingresando a un lugar prohibido. Intentar descargar la parte de culpa que la víctima tiene es tonto. Tal vez deberíamos pensar que si esa persona hubiera viajado “amontonado como todos” estaría vivo porque su cuerpo no hubiera impactado contra partes duras de la estructura.

    Yo lo pienso así: Un ladrón entra a mi casa porque yo me olvido la ventana abierta… el ladrón se cae tropezar dentro de mi casa y se mata por el golpe. ¿Porqué debo ser yo el culpable? ¿Porqué se me puede acusar de “no haber cerrado bien”? seamos realistas, si una persona “para viajar más cómodo” se mete en un lugar prohibido pero mal protegido. Igual sabe que está haciendo algo prohibido. Así que por favor que no le echen la culpa a nadie porque este pibe entró por una ventana que alguien olvidó abierta (u otro abrió para intrusar antes). Pero sabía que entraba por una ventana a un lugar prohibido.

    Acá no hay “culpables”, hay un muchacho que se metió en un lugar que no debía meterse y luego de una colisión nadie va a ir en un primer momento a buscar en lugares que no entra nadie. Tal vez un Rescatista o Bombero haya pasado por alto “revisar a fondo” pues su misión era “relevar los no previsibles” y volver pronto adonde realmente se necesitaba todo el recurso disponible.

    Y eso de no verlo… eso puede pasarle a cualquiera sin que debamos considerarlo un hereje o poco profesional. Les aseguro que trabajar “retirando partes humanas” es uno de los trabajos más difíciles del mundo (lo hice muchos años). Pero hay quienes lo hacen porque saben que entre todas esas partes desmembradas y cadáveres casi reconocibles podrán encontrar una víctima viva y con posibilidades de sobrevida.

    Y a esa vida la estará salvando un Rescatista.

  7. Q claridad Horacio de detalles!! Es un trabajo muy complicado además urgido por la prensa ,los familiares ,los protocolos y etc etc y la emoción No debe ser fácil (por más acostumbrado Y/O entrenado q uno este )
    Hay varios temas .y no se puede responsabilizar a los rescatistas .Hicieron su trabajo y todos dicen q fue bueno ,coordinado .Claro no fue perfecto pero …
    Lo q a mi me molestó es el accionar molesto y critico de la prensa q encima queria politizar todo y hacia q todos perdieran tiempo
    Es entendible q los familiares reclamen .esten nerviosos ,exigan ,esten ahi ,quieran saber y etc etc pero la prensa me pareció q entorpecía y ellos no podían aducir emocion violenta
    Creo q hay q pensar El rescate dandole una funcion específica a la prensa Deben servir para algo y si no lo descubrieron aún hay q decirles q se pongan en su lugar ;comunicar .Darles una responsabilidad dentro del rescate porq no saben q hacer y hacen barbaridades Creo q deberia haber un Rescatista con perro y gato y todo, q haga el trabajo de “entretener “Y atender a los medios .

    Pd Horacio sos es el mismo q informaba sobre el Dakar?Ahora informarás sobre Carrera en CABA?

  8. Admiro a este papa, el sr. Paolo Menghini, es de otra madera sin lugar a dudas, no se de donde saca la entereza para sobrellevar semejante dolor. es admirable. solo le pido a Dios q lo ilumine,le de la paz q se merece y que le de la recompenza de ver que los responsables de la masacre, en donde perdio a su adorado Hijo Lucas, esten preso, nunca escuche una persona hablar con tanto temple, claridad, y objetivismo como a el y a su sra, esposa, otra mujer que merece toda mi amiracion, sigan adelante! Dios los sabra recompenzar ! Elena Olga dominguez

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s