BAFICI 2010. La sorpresa genovesa

La bocca del lupo de Pietro Marcello es la gran sorpresa de la segunda jornada maratónica que ayer también incluyó La mujer sin piano, Go get some rosemary, Ocio y Secuestro y muerte. La película de de Rafael Filipelli, encargada de inaugurar la 12a edición del festival, fue en cambio la gran decepción.

Historia mínima en Génova
En La bocca del lupo, Pietro Marcello funde la historia de amor de Vincenzo Motta y Mary Monaco en la historia de Génova, y ambos relatos ensamblados ofrecen un retrato poético y emotivo de aquellos desconocidos que el sistema ignora, margina, estigmatiza, olvida aquí y allá. El testimonio de un ex convicto y una travesti sobre sus veinte años de relación funciona como anclaje de una crónica urbana donde las callecitas, las fábricas, los astilleros, el mar y la playa son tan protagonistas como los dos entrevistados y demás hombres y mujeres anónimos de ayer y de hoy.

Gajes de la teatralización
La película de Rafael Filipelli pretende menos contar el secuestro y asesinato de Pedro Eugenio Aramburu que aprovechar este episodio de nuestra historia contemporánea para repasar razones, valores y principios ideológicos. De ahí que los personajes sean funcionales a un discurso casi panfletario que los actores se limitan a recitar, y que subraya la falta de madurez/idoneidad de los secuestradores y la falta de autocrítica del secuestrado. Si a esto le sumamos el hecho de que la acción se desarrolla en dos o tres escenarios acotados, Secreto y muerte parece una obra de teatro filmado que confunde invitación a la reflexión con simple declamación.

Homenaje a Camus
No es casualidad que Andrés lea El primer hombre de Albert Camus. De hecho, el adjetivo “camusiano” se aplica muy bien al protagonista de Ocio y a esta adaptación que Juan Villegas y Alejandro Lingenti hicieron de la novela homónima de Fabián Casas. Un guión lacónico y a la vez sustancioso, la actuación de Nahuel Viale y la fotografía de Agustín Mendilaharzu son los tres grandes pilares de un film no apto para consumo masivo.

Absurdo a la española
Carmen Machi se luce en su interpretación de Rosa, y en el rol de llevar adelante la crónica de una noche por momentos desopilante, por momentos conmovedora. El mérito del guionista y director Javier Rebollo está en aprovechar las desventuras de esta mujer sin piano para deslizar un fresco irónico de la España de Aznar (comprometida como aliada de Estados Unidos en la guerra de Irak y convertida en refugio de europeos del Este).

Radiografía de una paternidad irresponsable
Go get some rosemary bien puede servir para ilustrar las dificultades de nuestra generación a la hora de madurar y de asumir una paternidad responsable. Los hermanos Joshua y Benny Safdie retratan al improvisado, impulsivo e indolente Lenny con un sentido del humor despiadado. Nada más alejado de la comedia ñoña con la que Hollywood aborda la problemática de los progenitores disfuncionales.

5 comentarios en “BAFICI 2010. La sorpresa genovesa

  1. Hola Spectatrice
    De acuerdo con Secuestro y muerte y la inquietante Go get some rosemary.
    En la primera efectivamente los secuestradores parecieran estar interpretando un secuestro más que llevándolo a cabo. Es sin duda una voluntad artística de Filipelli, que mencionó explícitamente que dejó la dirección de esos actores (por lo general de teatro) a una colaboradora suya mientras que él se concentró en el personaje de Aramburu, interpretado por Enrique Piñeiro.
    La película de los hermanos Safdie es una joya que mezcla liviandad e indolencia con el peor de los terrores.

    Saludos,
    r.

  2. Rinconete, ¿viste La bocca del lupo? Hasta ahora, es la película que más me gustó de este BAFICI 2010. En cambio, Secuestro y muerte me decepcionó mucho; a lo mejor la culpa es mía por haberme creado falsas expectativas.
    En cuanto a Go get some rosemary, creo que la pesadilla del mosquito gigante sintetiza la mezcla de terror y humor (o cinismo) que expresan los hermanos Sadfie.

  3. No la vi. Me las recomendaron mucho, no se si todavía hay funciones. Vi Eighteen, primer film del coreano Jang Kun-jae que es muy buena y McDull, Kung Fu Kindergarten, una animación china genial.

  4. Fui el domingo 11 a ver Secuestro y Muerte porque era un centro de múltiples intereses para mí: Filipelli, Piñeyro y la historia argentina de los ’70. Sabía que iba a ver una gorilada, pero también que iba a ser una película con toques de maestro. Me molestó la infantilización que se hace de la figura y los motivos de los Montoneros, pero hubo escenas que me parecieron buenísimas, como la que abre la película o el uso del espejo durante uno de los interrogatorios. Creo que Filipelli, con todo respeto, no convenció a nadie al final de la proyección, cuando dijo que no quiso hacer una película histórica. Ponerle bigotes al personaje del General no alcanza para despegarse de Aramburu, si en todos lados se anuncia la película como una especulación sobre sus últimos días. En tren de especulaciones, me quedo toda la vida con los fascículos de Feinmann los domingos en Página 12. El relato de Feinmann sobre el secuestro de Aramburu es electrizante, y tiene la honestidad de asumir posición. Y sí, qué le voy a hacer, antes que me lo digan, soy una mierda oficialista.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s