No sólo el 2 de abril; también el 30 de marzo

Por Jorge Gómez
—————————-

En la próxima conmemoración del 2 de abril de 1982, seguro muchos repiten las críticas a la conducción de Leopoldo Fortunato Galtieri, vinculan la derrota de Malvinas con la caída de la dictadura, evocan “nuestros legítimos derechos” y no mucho más. Es posible que el silencio sobre algunos sucesos de aquel otoño lejano pretenda esconder/disimular la euforia nacionalista en torno a la isla y el formidable apoyo a las estrategias y acciones de un gobierno en el que nadie quiere reconocerse.

El martes 30 de marzo de 1982, la CGT Brasil liderada por Saúl Ubaldini organizó una jornada de protesta en varias ciudades del país contra la dictadura impuesta desde 1976. Esta medida se sumó a múltiples signos de deterioro y resistencia que enfrentaba la Junta de Comandantes compuesta por el mencionado Galtieri, Jorge Isaac Anaya y Basilio Lami Dozo: entre ellos, un paro general el 22 de julio del año anterior y una formidable manifestación de más de 30 mil personas el 7 de noviembre en el barrio porteño de Liniers (la primera en muchos años y duramente reprimida).

El paro y movilización del 30 de marzo contó con la adhesión de los principales partidos políticos, reunidos en la Multipartidaria, y distintas agrupaciones estudiantiles, de izquierda y de derechos humanos. En el microcentro de la ciudad de Buenos Aires, unas 50 mil personas fueron reprimidas cuando trataban de llegar a la Plaza de Mayo.

Los manifestantes corrían entre gases lacrimógenos y caballos por las callecitas de “la city”, mientras los empleados que salían de las oficinas expresaban su simpatía aplaudiendo o coreando consignas de la marcha (“libertad”, “que se vayan”, “se va a acabar/la dictadura militar”). La policía apaleó a miles en todo el país, asesinó en Mendoza a José Benedicto Ortiz y encarceló a decenas de activistas, entre ellos a Ubaldini, Adolfo Pérez Esquivel y un dirigente justicialista que había sido gobernador de La Rioja: Carlos Saúl Menem.

Los diarios del día siguiente reflejaron en sus tapas los “importantes disturbios” y la sensación de que la estabilidad de la Junta Militar estaba seriamente amenazada. Sin embargo, tres días después, tropas argentinas tomaron el poder en las islas Malvinas, y en todo nuestro territorio se desató una imparable ola de entusiasmo nacionalista.

La mayoría de los políticos argentinos entendió que debía subordinar las críticas al Proceso y apoyó sin reservas la gesta de recuperación territorial. Por su parte, el General Oscar Saint Jean, ministro del Interior que había comandado la represión del día 30, liberó a Ubaldini y a los demás dirigentes presos para llevarlos el 7 de abril al archipiélago y compartir una misa en ese suelo patrio.

Junto al líder de la CGT viajaron figuras representativas de la sociedad: Deolindo Bittel del Partido Justicialista, Carlos Contin de la UCR, el Dr. René Favaloro en representación del mundo científico, los presidentes de la Sociedad Rural, de la UIA, el político e historiador Abelardo Ramos, el periodista José Gómez Fuentes, monseñor Desiderio Collino entre otros, todos acompañados por el primer comandante de la dictadura, Jorge Rafael Videla.

El sábado 4 de abril, se produjo una concentración masiva en Plaza de Mayo, coordinada amablemente por la misma policía que había gaseado unos días antes. En esta oportunidad, un público enfervorizado entonó rítmicas consignas de apoyo al líder de la reconquista (“Y pegue, Galtieri, pegue”) y atacó al enemigo con el gracejo futbolero que nos distingue en el concierto de las naciones: “No cabe duda/ La reina de Inglaterra es la reina más boluda”.

Los hechos posteriores son bien conocidos. Nuestra intención es iluminar el violento cambio de actitud que protagonizaron, casi en su totalidad, quienes primero se opusieron al gobierno de facto y luego aceptaron la aventura militar y el liderazgo de Galtieri, apoyaron de manera activa las acciones del Poder Ejecutivo y, sólo cerca de la capitulación, recordaron que vivían bajo una dictadura asesina.

Es posible que no haya existido alternativa ante una población sensibilizada por una formidable campaña mediática, o que a la sociedad argentina le haya faltado vigor para despegarse de un Estado totalitario que caería en breve, o simplemente que todos hayamos sentido el deber de unirnos cuando la patria estaba en guerra.

De cualquier manera, nos parece que los hechos habitualmente ocultos que aquí reseñamos (la resistencia a la dictadura y la inmediata colaboración) resultan inexplicables en el raquítico relato más divulgado sobre Malvinas. Tal vez la incorporación de estos elementos y el esfuerzo que podamos hacer para darles consistencia y sentido nos permitan festejar o rechazar no sólo el 2 de abril…; también el 30 de marzo.

16 comentarios en “No sólo el 2 de abril; también el 30 de marzo

  1. Leo y pienso en que esta crónica nos muestra a nosotros los argentinos ¿si la lee alguien de otro país, como nos vera? Los casi treinta años de historia democrática no nos han mostrado distintos, pasamos del odio al amor y del amor al odio como si nada. Tal vez sea esa nuestra principal característica que nos defina como Argentinos…

  2. No sólo es cierto que la represión dejaba pocas alternativas a la adhesión a la guerra, sino que era el único espacio de manifestación permitido. Los estados burocrático-autoritarios tienen como principal función desmovilizar a la sociedad mediante el terror y la despolitización. Una sociedad sometida durante mucho tiempo a ese régimen busca huecos de manifestación, aunque sean heterónomos.Ya había pasado lo mismo con el Mundial del `78. Por encima del contenido polìtico, prima la forma “manifestación pública”, que era lo que la sociedad buscaba desesperadamente.No por nada, una vez terminada la guerra, el gobierno fracasó el desmovilizar a “la gente”, que, como bien señala el post, ya venía manifestándose desde antes, de muchas maneras diferentes e, incluso incoherentes entre sí (recordar Teatro Abierto, Madres, etc…). Más indigno me parece el apoyo de nacionalistas de izquierda como J.A. Ramos y una parte importante de Montoneros.
    Por otra parte, mal que nos pese, muchos argentinos reivindican aquella guerra hoy por hoy, por encima del juicio que les merezca la Junta Militar. La dictadura no cayó por matar a 30.000 personas, sino por perder una guerra imposible.

    Por último, y sin ánimo de confrontar, para “noesperesnada”: La opinión de alguien de otro país me importa cada vez menos. No por xenofobia, ni orgullo nacionalista, sino porque no veo autoridad moral en ningún “país” del mundo. Si hablamos de personas o grupos, es otro cantar… Saludos

  3. Muy interesante, Jorge.
    En esos años, yo no vivía en la Argentina, y desde afuera todo se veía rarísimo. Me acuerdo perfectamente de un día, en el Consulado de Argentina en Ciudad del Cabo, cuando los funiconarios y sus mujeres inflaban el pecho y decían que con mucho orgullo mandarían a sus hijos a la guerra.
    Nosotros (mi marido y yo) no podíamos creer lo que escuchábamos. Ni las arengas. Ni el espíritu patriótico que se apoderó de casi todos.
    Lo que señala Alejandro sobre la dictadura es muy cierto.

  4. Buenas,

    Yo era un adolescente cuando todo ocurrió. Era muy difícil escaparse de esa vorágine chauvinista.

    Los vecinos venían a pedir plata en tu casa para el “fondo patriótico”. Cómo te ibas a negar? De la represión del Proceso se pasó a un fascismo a la italiana, donde el mismo pueblo, tus mismos vecinos, te querían linchar si pensabas diferente.

    Esos primeros meses de 1982 fueron realmente una mierda. Muy triste todo.

    Lo peor que, como vivía en un edificio con muchos militares, me tocó ver el desfile de pibes de 20-22 años amputados viniendo a ver al prefecto tal o cual a ver si les daban ayuda.

    Saludos,

    Andrés

  5. Noesperesnada
    ¿Esta crònica nos muestra? No se. Quise mostrar un momento de confusiòn y movilizaciòn extrema que nos resulta dificil de aceptar. Es posible – digo, especulando – que la constante en nuestras historias sean las dificultades que tenemos para asumirlas.
    Saludos

    Alejandro
    Está buena la idea de que la sociedad busca espacios de participaciòn de distintas formas, y eso era lo imparable. En ese sentido, podemos hasta ver el 2 de abril ( y la plaza vivando a Galtieri) como una linea constante y positiva de movilizaciòn popular que incluye al 30 de marzo y seguiría creciendo hasta entrada la democracia : Hasta Semana Santa, en las teorías mas aceptadas. Pero yo no estoy de acuerdo, igual. Creo que el apoyo a la aventura de la Junta ni era inevitable ni abría canales de nada, y fue un mal paso que la izquierda – sobre todo – pudo haberse ahorrado.

    La seguimos, Alejandro. Un detalle: Hasta donde yo se la direccion de Montoneros apoyo activamente y sin fisuras “La Gesta del Atlantico Sur”. ¿Estoy equivocado?

  6. Estrella, Andres
    Acerca del clima que se vivía en el país, una anécdota personal:

    En los días de la guerra, yo participè de un grupo de jòvenes que emitía documentos contra la “aventura de la dictadura” y los mandaba al diario “Nueva Presencia” de Herman Schiller , el único que los publicaba. Ademàs , ìbamos a las reuniones del PST (luego MAS) para criticarles su apoyo a la guerra, de donde nos sacaban a patadas. Uno de los integrantes de nuestro grupito era delegado en una fábrica y un día nos dice:
    - Estoy juntando dinero y joyas para el Fondo Patriòtico…
    - Qué??? ¡ Nosotros estamos en contra! ¿Còmo haces eso?
    - Los compañeros me dijeron “Vos que sos el delegado organizá la colecta”. Imposible negarme.

    Ese era el clima, como ustedes dicen. Es facil cancherear desde aquí, pero eran días de alto chauvinismo.
    Saludos

  7. Natalia
    ¿Te impresiona que Carlos Saul haya militado contra la dictadura ( estuvo varios años detenido) o el aspecto de cantante folklórico que luce en la foto?

  8. Yo tampoco pretendía exculpar a la mayoría que saludó la guerra (la podrían haber declarado igual sin apoyo popular). Sólo quería matizar la visión sombría de una sociedad entumecida y chauvinista remarcando la voluntad de movilización que permitió que la transición a la democracia argentina haya sido más precoz y radicalizada que la de otros paises sudamericanos (y sudeuropeos y sudafricanos). La combinación de voluntad movilizacional y reflejos autoritarios es una constante de la SOCIEDAD argentina.

    Respecto a Montoneros, no podría asegurar que hubo un apoyo sin fisuras, pero se habló de un malogrado Operativo Mirkado, de acción conjunta montonero-militar en las islas. Una versión bélica del Operativo Dorrego, en la línea de alianzas mamarracho del masserismo. Saludos

  9. Alejandro
    Está bien, estamos de acuerdo.
    Acerca de Montoneros, entiendo que emitieron comunicados apoyando . Hubo un intento de volar buques británicos en Gibraltar comandado por ex montoneros (operación Algeciras) con la participaciòn de un tal Máximo Nicoletti , una especie de hijo no reconocido de Firmenich y Massera.

    Esta es la operación Mikado

    Saludos

  10. Ese 30 de marzo debuté como manifestante y, tal vez por inexperiencia, también como prisionero de la policía.
    Tenía 16 años y salí al otro día.
    Aún recuerdo mis pensamientos cuando ví la plaza del 4: “no se van más”. Esa victoria “nacional” para mí tuvo el sabor de una derrota.
    Yo tampoco veía la que se venía.
    En New York City, discoteca en la que sacudía mis contradicciones adolescentes, se coreaba: “les vamos a quemar, les vamos a quemar, les vamos a quemar toda la flota, y se van a volver, y se van a volver, a Inglaterra en pelotas”.

  11. Mensajero
    Es un placer recibirlo.
    Fue asi. Un día parecío que ya se iban y al otro que no se iban mas.
    Que va cerle.

    Saludos.

  12. Jorge, es un gusto que piense de esa maner acomo veras yo solo tengo 25 años por ende no habia nacido todavia, pero soy el nieto de JOSE BENEDICTO ORTIZ, la verdad me orgullece que este valorado como se debe ya que mucho se tapo con lo de las malvinas, nosotros sufrimos mucho su ida pero se que fue por un gran motivo PAN TRABAJO Y LIBERTAD PARA NUESTRO PUEBLO, hoy el nos dejo eso en nuestro dia a dia, y mas aun en nuestros corazones.

    saludos.

    ALEXIS.

  13. Alexis Videau
    Cuando se habla de la resistencia a la dictadura, de los que dieron su vida, de los que resistieron y lucharon, se habla de tu abuelo. Si lo borran de la historia, si no lo recuerdan y no lo valoran, el problema lo tenemos nosotros. Vos y tu familia pueden levantar la mirada y estar bien orgullosos.

    Te agradezco mucho el comentario.

  14. Asi lo fue, el 30
    de marzo marco mucho en nuestra historia, un pueblo unido reclamos justicia pan libertad por todos no por un sector, y sin duda marco en mi vida y muchos q recuerden, perdi mi abuelo Jose Benedicto Ortiz, pero me dejo libertad pan y trabajo. Simplemente agradecido abuelo por tu valor hombria y dedicacion a tus principios.

  15. Muchos de los q estabamos ese 30 de marzo y antes ,en contra de la dictadura tb dudamos en hacer de la causa Malvinas nuestra causa .Recuerdo las dicusiones pero tb recuerdo q siempre en casa se había hablado de las islas nuestras perdidas ,usurpadas y q mis viejos se emocionaban cuando se hablaba de recuperarlas .
    Esa contradicción entre lo q es legítimo derecho “las Malvinas son argentinas “y el hecho de la recuperación descabellada y etílica ,verdadero manotazo de ahogadao de una dictadura agonizante y por supuesto ílegitima ,nos provoca aún hoy un estado de incertidumbre
    Malvinas demostró muchos actos heroicos y solidarios y tb a muchos cagones y una total imprevisión por parte de las Fuerzas Armadas dirigentes en el momento preciso de declarar la guerra y después .
    Habla bien de nosotros como pueblo q aún en contra de declarar la guerra nos pusimos a trabajar ,a tejer ,a juntar ropa ,alimentos ,a hacer colectas .Somos contradictorios pero solidarios .
    Hoy las cosas son distintas .
    Es bueno este ejercicio q hizo Jorge ,q demanda mucha memoria o mucho documento ,ambas cosas van juntas .Es parte de nuestro ser nacional o no ser ( ? )

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s