La gran excusa de la venKanza

Por Jorge Gómez
—————————-

Hace más de treinta años años que el coronel retirado Luis Alberto Sarmiento fue denunciado en causas por delitos de lesa humanidad, tal como queda claro en este artículo que Página/12 publicó el 17 de enero. El viernes pasado, la Justicia de Misiones intentó detenerlo igual que a decenas de ex represores que están siendo juzgados en estos días.

Acompañada por los grandes medios de comunicación y otros opositores al Gobierno, su hija María José Sarmiento -la jueza que suspendió la aplicación de los decretos de necesidad y urgencia destinados a crear el Fondo del Bicentenario y destituir al ex presidente del Banco Central Martín Redrado- logró presentar el pedido de arresto como un acto de persecución política, y que el ex militar siga libre sin siquiera ser interrogado.
 
¿Cuánto falta para que Alfredo Astiz, Jorge Rafael Videla, Jorge El Tigre Acosta, Antonio Bussi y los cientos de ex represores que deben responder ante la Justicia, muchos de ellos ancianos y con su salud deteriorada, consigan que el periodismo objetivo presente su caso como una venganza de “los K”?

13 comentarios en “La gran excusa de la venKanza

  1. Difícil de entender, como los medios pueden poner en primer plano la coyuntura política, tapando la necesidad que tiene este país de que la justicia le llegue a todos los genocidas que tanto daño nos hicieron.

  2. Jorge, éste post me parece muy oportuno en vísperas de la conmemoración del 24 de marzo.
    A mí me enoja mucho cuando escucho a quienes se escandalizan por lo que “le hicieron” a la “valiente” jueza Sarmiento y no dicen ni mu ante las atrocidades que se le imputan a su padre, como bien explicás, mucho antes del episodio veraniego de los DNU. Hechos como éste demuestran el uso de varas distintas a la hora de juzgar la gestión cristinista y el accionar de gobiernos pasados, incluida la dictadura del ’76.

  3. Alberto, Martincho
    Gracias por sus comentarios, estamos de acuerdo.
    A mi me parece que hay una formidable batalla política contra el oficialismo en el país, donde algunos medios de comunicaciòn y la mayoría de los opositores han perdido todas las formas.

    Tal vez el pico de ese acomodamiento de las “varas” – como dice Martincho – para poder pegarle a los Ceauceascu de Olivos haya sido la espantosa frase de Elisa Carriò (“Los hijos de la señora de Noble son nuestros hijos”) proferida para defender el ocultamiento de la identidad de dos personas y las maniobras de la apropiadora.

    La hipòtesis del post es que en tanto no resistamos y denunciemos estas maniobras, lo que debería ser una política de estado será presentado como un capricho de “Los K” y – finalmente – liquidado.

  4. Cuanto para decir y cuanto para detallar ante las evidencias de las pruebas. Argentina cursa un destino confuso en toda su historia. Las muertes se producen en secuencias de negación en episodios del pasado, con episodios lamentables para defender los territorios de la oligarquía. La guerra interna de los levantamientos militares, como excusa para defender los valores ” éticos y morales ” de la república prestada al imperio del Norte. La escuelita de muerte y su interpretación en el uso del valor del asesinato.
    Nuestros guardianes de la oligarquía, tan llenos de odio contra cualquiera de nosotros, que queramos un cambio.
    El uso arbitrario de la muerte en manos de asesinos demenciales como los nombrados en esta nota.
    Los jueces, defendiendo sin ética ni moral, lo indefendible.
    Jueces de la dictadura que siguen en actividad y dejan por el piso, la justicia, cachafaces de intelecto poco claro; adornados de todos los diplomas y dando la espalda a la hora dictar justicia.
    Los asesinos que hacen gestos de desagravio a los jueces al quererlos juzgar por los crímenes de guerra.
    Los nulos de la notoriedad y sus máquinas de picar cerebros que informan para estar al servicio de la contra-inteligencia, planificando de un modo u otro, desde que modo esa información destruirá el gobierno nacional.
    Cristina Fernandez, mujer con mayúscula, clara, contundente, enterada de todo el derrotero político que debe sortear sin temores, y cumpliendo sin traiciones su ejercicio de presidente.
    Maria como siempre: saludos cordiales

  5. Porque una cosa o la otra? Quienes critican a la bolsa de gatos, llamada “la oposición” siempre pecan en lo mismo. Porque no puede ser cierto que el padre de la jueza fue un militar represor, las causas eran antes de que la magistrada tomara notoriedad y, quizás debido a sus fallos, la causa avanza agilmente?

  6. Yo no sé cómo logran ciertos medios (y los sectores políticos y sociales enlazados con ellos) para convencer a cierta cantidad de personas de que un adolescente pobre es un pibe chorro, que un maestro que lucha por la educación pública es -Capusotto dixit- un hijo de puta que hace paro… y ahora resulta que un coronel torturador se convirtió en un pobre viejito de 85 años que tiene mal de Parkinson. No sé cómo lo hacen, en serio.

  7. Velas,
    sobre esas construcciones tratamos de reflexionar – muy humildemente – en estas pàginas. Efectivamente, los grandes medios de comunicaciòn trabajan constantemente en la creaciòn y el mantenimiento del sentido comun que perdona a los grandes asesinos pero es implacable con los arrebatadores de carteras .

    Esto responde a un sistema de ideas (queda feo decir ideología…) que podríamos llamar ” la del establishment” y que siente como enemigos (extraños, aliens) a los pobres , y como amigos, aliados, tropa propia, a los sectores ABC1 , a los que siempre se les puede perdonar algun desliz. En ese sentido, lo que hay que desmontar – me parece – es el poder que tienen los comunicadores para replicar esas imàgenes , esos estereotipos, por toda la sociedad, incluidos los grupos que son agredidos por esa ideología y sin embargo la sienten propia.

  8. youth
    ¿ Te parece?
    No me siento dentro de esa categoría que mencionás, pero podemos pensarlo. En este caso – como en el caso Noble – me parece que la cercanía del kirchnerismo con las causas está frenando los juicios. Si se hubiera tratado de cualquier otro coronel represor ya estaría procesado, interrogado y detenido, como Menendez , por ejemplo.

    Y en el caso Noble, ni hablar: Nadie puede frenar tantos meses un analisis de ADN si no tiene una movida política a favor. En cualquier otro caso la causa estaría resuelta.

    Eso es lo que quise decir: Me parece que estan mezclando (de manera no inocente) el estilo brutal y autoritario de los Kirchner para desmontar los cientos de juicios abiertos a partir de la derogacion de las leyes de Obediencia debida y Punto final. ¿No?

  9. Hola Adivinador

    El cordón sanitario que se formó alrededor de Duhalde y su propuesta creativa de plebiscito sobre el tema, es una prueba de que el juicio a los represores es casi una política de Estado. Incluso Macri y Pinedo salieron a defender la ¨seguridad jurídica¨ que por una vez no favorecía ni a bancos ni a acredores.

    Lo que es extraño es la casi invisibilidad de la componente civil del Proceso. Los empresarios que apoyaron y financiaron a la Capucha o la capa geológica de jueces procesistas que siguen vigentes (como lo prueba el insólito fallo de la Cámara mendocina que frenó una ley nacional) parecen tener mejor suerte que las caras visibles de los uniformados.

    Saludos,
    r.

  10. Rinconete
    Me parece que los cuestionamientos del resto de la oposiciòn a la propuesta de “Punto Final bis” de Duhalde están relacionados con la necesidad de diferenciarse en funciòn de proyectos para el 2001, mas que con un “cordón sanitario” como planteás, tan optimista.

    Los ataques de Luis Juez y la defensa del robo de niños de Elisa Carriò (“me juntás a los piores “, dirás vos) tienen en común identificar la política de DDHH con estrategias kirchneristas de venganza . Han abierto una grieta allí , me parece.

    De la participaciòn civil en la dictadura no se habla , tal vez – como supone el post de hoy – porque pocos pueden explicar claramente su posiciòn.

  11. Adivinador

    Es posible que haya un exceso de optimismo de mi parte. Pero me parece que, más allá de algunos comentarios desaforados como los de estos ¨piores¨, que relaciono más con el antikirchnerismo rabioso como forma de seguir existiendo en los medios que con una propuesta clara de amnistía y olvido, creo que hay una lectura más o menos generalizada entre los políticos de que los juicios por los DDHH forman parte de la agenda ciudadana.

    O para decirlo de otro modo, que más allá de apoyos puntuales que pueda obtener de Pando o Susanita Shock y sus derechos humanos para gente decente, hoy no hay espacio para una decisión política como la imaginada por el Napoleón de Lomas de Zamora.

    Aunque, como buen oficialista, suelo tomar mis deseos por realidades…

    Saludos,
    r.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s