¿Sherlock y Watson, o Starsky y Hutch?

IMDb contabiliza 223 títulos de cine y televisión cuyas historias incluyen personificaciones, protagónicas o secundarias, de Sherlock Holmes. El más reciente es obra del enfant (cada vez menos) terrible Guy Ritchie, y se estrena el próximo jueves 14 en las salas porteñas que ya incluyen el trailer de rigor en los avances previos a la proyección de otros grandes productos en cartel. En ese anticipo se basa el presente post.

Jonathan Pryce en esta versión, Rupert Everett en esta otra, Michael Caine en ésta, Peter O’Toole en uno/dos films, Christopher Plummer también en una/dos producciones, Roger El Santo Moore en ésta, ¡el portugués! Joaquim de Almeida en ésta y ¡el bíblico! Charlton Heston en ésta son las estrellas que encarnaron al detective que la pluma de Arthur Conan Doyle concibió a fines del siglo diecinueve. Por razones obvias, al Dr. Watson lo interpretaron actores menos famosos (¿hasta ahora el más conocido habrá sido Ben Kingsley, partenaire del mencionado Caine?).

Dados estos antecedentes, lo primero que llama la atención del inminente estreno es la recategorización que redefinió el status de la dupla literaria. Por lo visto, así como Joel Schumacher le asignó a Chris O’Donnell la misión de reivindicar al Robin de Batman, su colega británico habría convocado a Jude Law para elevar la imagen del asistente de Holmes.

De ser así, desaparecería la relación jerárquica entre protagonista y co-protagonista. Sherlock y John dejarían de ser maestro y discípulo para convertirse en socios mayoristas del nuevo emprendimiento cinematográfico.    

La química entre Law y su co-equiper Robert Downey Jr. promete, aunque no precisamente en nombre de la tradición. De hecho, éste es el aspecto más notable de una recreación (no una mera adaptación) y que, con perdón del neologismo, se permite “norteamericanizar” un clásico de la literaura inglesa.

El trailer sugiere que Holmes y Watson perdieron la astucia, elegancia, asepsia, flema y protocolo británicos, y se convirtieron en dos tipos rudos que trabajan juntos muy a pesar suyo. Al primero Ritchie le enfundó un látigo, lo hizo medio alcohólico y bastante impulsivo/improvisado; al segundo le mejoró la pinta, le dio aplomo y lo entrenó en el uso de armas y en defensa corporal. 

Sabemos que Sherlock tiende a cierta excentricidad, que es apicultor y boxeador aficionado además de detective, que a veces consume cocaína; también sabemos que John es su amigo médico, ayudante cauto y cuasi cronista de las aventuras compartidas. La libre interpretación del ex de Madonna parece distorsionar estos y otros elementos con el riesgo de elaborar una versión extemporánea, snob y confusamente anglificada de Starsky y Hutch.

11 comentarios en “¿Sherlock y Watson, o Starsky y Hutch?

  1. Es genial (o patético) como pueden transformar todo lo que tocan en… Starsky y Hutch (para seguir tu línea). O Indiana Jones. Solo vi el trailer, pero viste los “chistes” que se hacen? Holmes convertido en un heroe de acción cancherito. No era más facil hacer otro personaje, ya que estamos? Apostemos qué puede seguir: El Padre Brown interpretado por Bruce Willis? Ojo que a este paso Stephen Hawkings también puede ser un héroe de acción eh, luchando contra los agujeros de gusano que amenazan la tierra,

    A la lista que menciónas, habría que agregar la liga de actores de terror (de películas de terror) que tuvo una participación más activa en versiones holmianas: Basil Rathbone, Peter Cushing (aquel capitan de la estrella de la muerte en Star Wars) e incluso Cristopher Lee.

    Pero de todo lo que vi de Holmes, la mejor sorpresa vino del Este.
    Hace poco, con Alberto, estuvimos chusmeando en esta incursión Soviética (1978-1986) en la literatura inglesa, y tengo que decir que nos sorprendió gratamente.

    ¡Cuánto tienen que aprender los ingleses y los yanquis de los rusos a la hora de contar historias, crear atmosferas, y… actuar!

  2. ¡Impresionante la “liga de actores de terror (de películas de terror)” que recrearon la obra de Conan Doyle! Gracias por el aporte, Ari.

    Creo que en general los ingleses saben contar historias, crear atmósferas, y actuar. Excepción a la regla, Guy Ritchie se ampara en su supuesta condición de enfant terrible (título que, me parece, siempre le quedó grande) para adaptar su trabajo, de un manera cada vez más notoria, a la estética y narrativa de Hollywood.

    Uno ya se lo venía venir en RocknRolla; en Sherlock Holmes la conversión es evidente.

    Dicho esto, coincido con vos en que cuesta igualar -mucho más, superar- a los buenos cineastas rusos.

  3. Jejej, reconozco que fue una exageración; por supuesto que los ingleses (algunos) saben contar historias. y los yanquis (algunos) también, y por qué no decirlo, los rusos no siempre, ajajaja.

    Relativizaciones pertinentes realizadas, creo sin embargo que hay algo de idiosincracia en la forma de hacerlo.

    Voy a poner un ejemplo clásico: cuando los ingleses agarran un texto, pongamosle su amado Shakespeare, suelen hacer una obra apoyada 85% en el texto. Son actores geniales, pero HABLAN HABLAN HABLAN HABLAN. Su recurso principal es la voz y el rostro. El resto del cuerpo apenas lo usan. Se regodean en la musicalidad (como evitarlo con lo hermoso que suena Shakespeare!), la mayoria de los speeches estan en planos cortos, todo lo que sucede está siempre directamente contado, la palabra y la acción son una, etc. No sucede prácticamente mas nada que lo que se DICE.

    Ahora bien, y quizá sea por restricciones de lenguaje, pero cuando los japoneses o los rusos (o los checos) agarran a Shakespeare, hacen otra cosa (tendría que analizar qué pasa cuando agarran a sus propios popes literarios).

    El texto importa, el argumento y los dialogos también, pero siempre hay MUCHO mas, una densidad adicional de cosas que se dicen con silencios, con acciones que contradicen al texto, etc.

    En fin, me extendí mucho! Una reflexión de lunes!

  4. Me acorde algo que no tiene que ver pero es interesante!
    A Kenneth Branagh, que junta virtudes y defectos del cine inglés (y norteamericano), se le ocurrió una vez (en As you like it) hacer “EL” monólogo de la obra “fuera de escena”. Al actor de lo escucha pero se lo ve poco, entre unas ramas de unos árboles. Cómo lo criticó la prensa inglesa por eso! Claro, como va a esconder un monólogo celebre…

    ps: perdón por tanto offtopic!

  5. Al lado de Ariel mi comentario anterior queda como el más superficial de la historia de Espectadores.-

    Para levantar un poco mi imagen, diré que la adaptación de Ricardo III por Loncraine, aunque hablan mucho, es asombrosa. Traspolaron la historia a la época nazi, con un resultado increíble.

  6. Jajaja, sii, me gustó mucho.
    Ian mcKellen absolutamente devora la película. Un capo.
    Y justamente nuestro amigo Downey JR (usualmente buen actor), es uno de los puntos flojos de esa versión.

  7. No había visto el epígrafe!! Se ve que tan errada no estaba, jaja!!

    Vi la de Pacino, es maravillosa también. La escena con Winona Ryder (Lady Ana? cómo se llamaba el personaje de ella?) es de antología.

  8. Looking for Richard!
    Si si, hablamos de esa película en alguna ocasión.
    Sigo sin saber quiés es el que lee (al principio de la película) el monólogo de “our revels now are ended”.

    Wynona hace de Lady Anne, la que Richard “gana” a pesar de haber matado a su marido. Muy buena escena.

  9. Soy un ignorante total con Shakespeare, más aún al lado de una eminencia en este tema como Ariel, así que vuelvo a Holmes.
    Quería detallar lo que puso Ari: lo que vimos fue una adaptación rusa de varios relatos de Sherlock Holmes, interpretado por Vasili Livanov, de comienzos de los 80. Hicimos un relevamiento de otras como las de Jeremy Brett, ya que tanto Ari como yo resultamos ser un poco “fans” de los libros de Sherlock Holmes. Por mi parte yo ya había visto varias en diferentes épocas (incluso algunas cuando era chico, lo cual dificultaba el ojo crítico), por ejemplo la de Roger Moore que me hiciste recordar con tu post, la simpática comedia con Joaquim de Almeida, la de Rupert Everett que la vi en cable, otra que no estaba mal con Matt Frewer, ese actor que me caía bien por haber hecho Max Headroom y por haber estado en alguna de los Monty Pythons. También recordaba de chico haber visto una en la que Holmes se trataba con Sigmund Freud, tal es así que me ocupé de volver a verla estos días, y me resultó agradable hasta poco antes del final. Cabe agregar que en ésta última Robert Duvall hace de Watson, como para sumar a tu lista de Watson’s famosos, aunque en 1976 no creo que Duvall fuera muy famoso.
    Bueno, resultó ser que la mencionada versión rusa fue de lo mejorcito, sea por las actuaciones, por la ambientación de época, por la asombrosa calidad visual y fotográfica que parecía mucho más actual y moderna que las versiones inglesas de la misma época, y especialmente por la fidelidad a los textos originales de Conan Doyle, a sus climas y ritmo.
    En resumen, es para recomendar a quien le gusten las historias del detective inglés.

    Respecto a la de Guy Ritchie, sólo con ver los afiches y la publicidad se hace evidente que usaron la marca “Sherlock Holmes” para ayudar con el marketing, pero no tiene nada que ver ni lejanamente con las historias originales. Intentar imaginar a Robert Downey Jr. (un muchacho más bien petiso y fachero) en los zapatos de Sherlock, que era muy alto y flaco, nariz aguileña, frente prominente, etc, hecha por tierra cualquier idea de una adaptación mínimamente fiel al original.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s