El arte de hacer llorar

En una entrevista que le concedió a James Lipton para Inside the actors studio, Anthony Hopkins explicó que el buen actor dramático se destaca no porque sepa llorar en cámara sino porque sabe provocar el llanto (en los espectadores) sin (él) derramar una sola lágrima. La autora de este post recuerda cuatro escenas que respetan esta máxima, y cuenta una segunda anécdota con la intención de ilustrar la lección de Sir Tony.

Secretos y mentiras de Mike Leigh.
Cynthia Rose (Brenda Blethyn) acepta encontrarse con quien dice ser su hija entregada en adopción hace más de veinte años. Sentada a la mesa de una confitería, esta mujer blanca, de condición humilde, apenas puede sostener su taza de té cuando Hortense (Marianne Jean-Baptiste), de raza negra, le muestra la documentación que prueba su filiación.

Bleu de Krzysztof Kieslowski.
Julie (Juliette Binoche) no siente nada por la repentina (y trágica) muerte de su marido. Contrariada por este “efecto anestesia”, la viuda araña las paredes que la escoltan mientras camina: parece apostar a que el dolor físico le abra las puertas al dolor anímico.

En busca del destino (o Good will hunting) de Gus Van Sant.
En la última sesión, el Dr. Sean Maguire (Robin Williams) repite tres veces “it’s not your fault”. El paciente Will Hunting (Matt Damon) atina a contestar “I know” pero se resiste a aceptar la liberación de culpa y cargo.

Gente como uno de Robert Redford.
Desde las escaleras de su casa, Beth (Mary Tyler Moore) sorprende a Calvin (Donald Sutherland) sentado en la penumbra, reflexivo. Le pregunta qué le pasa. Su esposo le explica que después de todo lo sucedido (el accidente fatal de un hijo, el intento de suicidio de otro) la desconoce, que no está seguro de seguir queriéndola.

Curiosamente, también en una charla con Lipton, Sutherland padre contó que existieron dos versiones de esta escena. De hecho, en la primera dijo su parlamento llorando, y en la segunda lo hizo sin derramar una lágrima.

Tras repasarlas y compararlas, tanto el actor como el director Redford llegaron a la conclusión de que la interpretación “en seco” conmovía mucho más. La segunda fue entonces la versión definitiva que quedó “impresa”.

8 comentarios en “El arte de hacer llorar

  1. Vi la entrevista que le hicieron a Anthony Hopkins pero unos meses atras (veo que a veces la repiten). Con Anthony Hopkins me arrodillo y me saco el sombrero, unos de mis preferidos, por ende, nunca podre dar una opinion objetiva :P

    Pero a lo que va por este post, es que si, que es efectivo, para llegar al sentimiento del espectador. No hace falta que el personaje llore a moco tendido o simplemente llore… Pero tambien, hay que tener en cuenta que no es simple, hay que generar el ambiente, la historia, el momento justo y sobre todo la(s) expresion(es) de el/los actor(es)/actiz(ces) para llegar a ese punto “caramelo” (no sabia como ponerlo :P).

    Y sinceramente me gusta mas asi.

    Salute!
    Nico

  2. Lindo post. Coincido con Nico. En el arte del cine me parece que hay una gran cuota de mérito del director para conmover el espectador. Digo esto porque muchas veces me he embarcado en discusiones (amenas, por supuesto) sobre la valoración de los actores en el cine y en el teatro. Los nombres que menciona María son de los grandes del cine, sin dudarlo ((Binoche, Williams, Damon, Sutherland, Redford, Hopkins) así que no acá la valoración no tiene discusión. De todos modos estoy seguro de que en cada caso debe haber más de un 50% de mérito del director en esas escenas. Incluso lo de Sutherland y Redford en la doble escena habla de una tarea de dirección conjunta, al menos en esas tomas.
    Y ahora, quisiera aportar mi granito de arena, pero con trampa. Me acuerdo de una escena que me hizo llorar, pero justo en este caso el actor llora a moco tendido! jaja, no vale no? Bueno, la dejo igual: es Nick Nolte con Barbra Streisand en El principe de las mareas, cuando el tipo confiesa su trauma de la infancia y se suelta.
    Entiendo que también estas cuestiones tienen que ver en cómo le pega a cada uno la temática, el momento personal, la identificación con los personajes, etc. Y ni hablar de condimentos como la música, esas trampitas de Hollywood…
    Saludos!

  3. Recuerdo a Nick Nolte en esa escena, Aberel: conmueve hasta las lágrimas. Como bien señalan vos y Nico, el mérito no es exclusivo de los actores. Los directores deben generar un ambiente propicio; en este sentido la elección de la música es fundamental (si lo sabrá Hollywood). Por supuesto la experiencia y la sensibilidad de los espectadores también entran en juego: ciertas situaciones/ dramas no nos “pegan” a todos por igual.
    Saludos a ambos.

  4. Claro, acá entre nos ¿quién no ha lagrimeado alguna vez con películas tontas? Incluso al volver a verlas en cable, sabiendo de antemano que se viene ésa escena, uno vuelve a llorar. ¿Ahí el mérito de quién es: del actor, del director, o de uno mismo que se siente un idiota? Jaja…
    Habría que hacer también un top 5 de películas berretas que nos han hecho llorar, pero quién se anima a confesarlo?

  5. Que lindo post tía!
    Me encantó. Completamente de acuerdo.
    Quiero volver a ver las peliculas esas y ver las entrevistas a Hopkins y Sutherland. A Hopkins lo viste en Titus?

    Por cierto, pensandolo un poco más, creo que lo que señalas tiene que ver con esta famosa tensión que se genera ignorando (a sabiendas) el consejo de hamlet a los actores: hacer y decir lo mismo.

    Mijalkov (y en teatro, Veronese) es un capo generando esas situaciones, donde SE DICE algo, pero de fondo pasa OTRA cosa. Esa tensión que se genera entre lo que se dice y lo que se hace enriquece la escena.

    En fin, digresión!

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s