6, 7, 8. Dos oportunidades perdidas

Por Jorge Gómez
—————————-

Los actores involucrados: 678, LN, Pagni, Oliván, Russo y Czudnowsky El pasado 13 de octubre, el programa 6,7,8 o 678 de Canal 7 emitió un video que presuntamente prueba que el periodista de La Nación Carlos Pagni recibió dinero por montar una operación de prensa contra Repsol-YPF. La filmación es anónima y carece de la ficha técnica que registra toda edición seria. En otras palabras, faltan los requisitos mínimos que deberían respaldar tamaña acusación.

Quienes emitieron el material durante dos días seguidos por la televisión pública no pueden eludir responsabilidades argumentando que estuvieron en desacuerdo con la difusión de lo que muestra esta cámara oculta. Sin embargo, así lo hicieron Sandra Russo, María Julia Oliván, Carla Czudnowsky y Luciano Galende que -en pleno aire- terminaron transfiriéndole la culpa a Diego Gvirtz, productor del programa.

No es nuestra intención sumarnos al coro integrado por la mayoría de los medios que, por terror a estar en la picota, ya calificaron la operación como una canallada. En cambio, sí nos interesa preguntarnos porqué gente con una buena trayectoria se convirtió en vocera acrítica del Gobierno y, claramente en este caso, abandonó el ejercicio periodístico.

Tomando el video trucho como indicio, un periodista de investigación podría haber solicitado la opinión de Repsol-YPF y haberla confrontado con las notas que Pagni le dedicó al tema en un período acotado. De este modo habría descubierto que, en diez meses, Pagni publicó once artículos sobre Repsol-YPF en La Nación: varios con información falsa, siempre a partir de una mirada crítica sobre la posición de la familia Eskenazy en la compañía, sin nunca haber chequeado datos con fuentes de la empresa. 

Leyendo el diario y llamando a la petrolera, cualquiera habría podido reunir los elementos necesarios para presentar una hipótesis razonable sobre una operación de prensa montada a favor de algún grupo hostil a los Eskenazy. También podría haber puesto el foco sobre las severas inexactitudes y la falta de fuentes comprobables que caracterizaron la serie de once notas publicadas en diez meses (y que el propio Pagni reconoció en parte).

En cambio, y en contra de un ejercicio periodístico riguroso y responsable, personajes serios como algunos panelistas del programa mencionado adoptaron una especie de ultrakirchnerismo explícito que los puso a ellos en el lugar de los malvados y al editorialista de La Nación en el sitio de la víctima. En el fragor de las sucias batallas de estos tiempos, sus formas fueron tan groseras que nos impidieron conocer el fondo de la cuestión.

Perdimos entonces dos oportunidades: por un lado, la ocasión de descubrir algo sobre las tan comentadas “campañas de prensa”; por otro lado, el placer de ver a periodistas de prestigio (Sandra Russo, María Julia Oliván) ejerciendo su profesión ajenas a estúpidas maniobras de propaganda política.

Dadas estas circunstancias, nada sabremos sobre las verdaderas motivaciones de Pagni. Paradójicamente, el equipo que pretende hacer de 6, 7, 8 o 678 un espacio alternativo terminó al servicio de una TVR kirchnerista previsible, aburrida, monocorde y funcional a la imagen de ese periodismo oficialista que los grandes medios dicen combatir en nombre de la prensa independiente.

13 comentarios en “6, 7, 8. Dos oportunidades perdidas

  1. Veo seguido ese programa, justamente, porque me interesa otro punto de vista. Y lo que veo es más de lo mismo, desde la vereda de enfrente.
    El sistema de TVR de editar y así decir, no me parece válido.
    Creo que podrían hacer una defensa desde otro lugar. Y cuestiono absolutamente al panelista Cavito. No sólo no me parece gracioso, sino que es algo mentiroso. Cuando se armó la gran Maradona, escuché Basta de Todo, en donde criticaron duramente el exabrupto de Diego. Esa misma tarde, los panelistas de 678 lo defendieron. No sólo lo defendieron, además, cuestionaron mucho la televisión y la radio, por las guarangadas y puteadas que se dicen sin por qué.
    Tanto, que Galende dijo, textualmente: “Es que la falta de pudor es la primera manifestación de la ignorancia”. Es decir, le dijo ignorante a su compañero, porque es, entre todos los que tienen aire y micrófono, el más desubicado y grosero.

  2. Estrella
    Yo veo 6,7,8 también, porque de todos los programas herederos de PerdonaNuestrosPecados (unos 10 a lo largo de la semana, todos parecidos) es el único que cuenta con periodistas prestigiosos, en mi opinión. En ese sentido, me resulta espantoso que gente como Sandra Russo subordine su mirada crítica e inteligente a las ediciones ultra K del programa. En Radio Nacional o en Pàgina – seguramente mas cómoda, con mas libertad – no hace ese papel de kirchnerista boba.

    Cabito – tenés razón – hace un pobre personaje de payasito guarango.

  3. Me parece que a esta altura de los acotencimientos, en 678 no sólo quedan pocos periodistas prestigiosos. Directamente, ¡ya casi no quedan periodistas! Abrazo

  4. Creo que la gente de 678 cayó en la trampa de la cámara oculta convertida en primicia. Su conducta es inexcusable, sobre todo porque Russo o Barone tienen inteligencia suficiente para distinguir entre una filmación trucha (“pescado podrido”, lo llaman en la jerga) y una legítima y entre una operación de prensa y una investigación periodística.

    El mismo criterio con el que criticamos esta fantochada debería aplicarse a la conducta de Pagni. Por eso me parece un poco “tuerto” el comentario de José que, según leo en el perfil asociado a su comentario, trabaja en La Nación. Quiero creer que su comentario es extensible a muchos de sus colegas que, como Pagni, confunden periodismo con lobby económico y/o político.

    Saludos, Jorge (y Estrella y José).

  5. Jorge, en el clavo. No era difícil armar una hipótesis periodística y, sin embargo, hicieron esa transmisión de cuarta y lo de Pagni, y la cantidad de sobrecitos que llegan a las redacciones (y otras operaciones), quedó medio en la nada.

  6. José
    Y…Sí.
    Tenés razón. En esta guerra en la que se han metido , algunos se están inmolando. Saludos.

    Martincho
    Te extrañábamos. Bienvenido al post.

    A mi me parece que 6-7-8 que pretende ser un espacio kirchnerista de análisis de medios (con esa gente, sacando las morisquetas de Cabito, podría serlo) tiene dos problemas graves: Por un lado, está claro que el editor es Diego Gvirtz que repite la estructura de TVR : Ediciones simples y arbitrarias tratando de demostrar algo, y luego los panelistas comentan un ratito. Cuando ponemos a periodistas a hacer lo que hacían Gianola y Morgado, todos parecen malas copias de Gianola.

    Además, creo que sienten que están en una batalla política donde deben subordinar cualquier principio a la lucha contra “el enemigo destituyente”. Por eso Sandra Russo se banca que la produccion la involucre en ese video – que pasaron dos días seguidos – y solo atina a decir que no está de acuerdo con las cámaras ocultas. En condiciones normales , si no creyera que está participando de una lucha mas importante , ni siquiera participaría de esa truchada. Es verdad que la mayoría del periodismo político, hasta en los blogs, se siente en esa situación y opina de acuerdo a una lógica amigo-enemigo. A mi me parece que es una trampa de la que debemos salir.
    La seguimos. Saludos.

    JM
    Acuerdo total.
    Ese es el enfoque del post: Por entregarse a la propaganda kirchnerista se perdieron la oportunidad de pegarle a Pagni en serio, haciendo periodismo .

    Saludos.

  7. “Sobres” han habido toda la vida, antes eran de papel manila, ahora son vía CBU, en el periodismo como en la sociedad en general. ¿Qué creen que pasa en las áreas de compras de las empresas? ¿O en el Estado? Y siempre habrá “sobres” (o sobornos o coimas), ese no es el problema siempre que sean “casos de corrupción”. El problema es cuando se vive en un país donde esas situaciones son la cotidianeidad. Eso se llama “estado de corrupción”. ¿Ustedes realmente creen que un columnista de la influencia de Pagni, si fuera corrupto, cobraría por una operación de prensa el dinero que entra en el pequeño sobre que se ve en el video? La filmación no resiste el menor análisis, ni siquiera el del sentido común. Pagni puede defenderse solo y lo ha hecho.

    Por eso quería referirme a otra cosa: ¡No saben lo difícil que es hacer periodismo en estos tiempos de difícil (sino imposible) acceso a la información pública, de tergiversación estadística y pretendida construcción de un relato que la realidad desmiente cuando se caminan dos metros por la calle! El relato de que la pobreza es un invento de los medios o de los periodistas, por ejemplo. ¿Qué pobres? ¿Los que viajan en el transporte público a empleos precarizados, los que no tienen empleo y viven en condiciones denigrantes en las villas, los cuidacoches, los acróbatas o malabaristas de semáforo? ¿Todo eso es un invento de los medios? Y las contradicciones…: ¿Cuántas veces oyeron hablar a la presidenta o a sus funcionarios del monocultivo de soja, del yuyo, de la desforestación y los oligarcas del campo…? Muchas. Bueno, este Gobierno está logrando récord tras récord de siembra de soja y cifras extraordinariamente bajas de siembra de trigo y maíz. ¿Por qué? Porque se queda con un 40% de la facturación bruta por la venta del yuyo. Es decir, porque hace caja. Ya saben que este Gobierno impulsó una ley de medios que va en el sentido inverso de otras decisiones tomadas por la misma administración… y así podríamos seguir. Los medios intervienen en la construcción del relato, pero la realidad puede llevarse puesto ese relato si no se parece a lo que la gente de carne y hueso vive cada día.

    Me molesta profundamente la gente que cree que porque uno trabaja en una empresa comparte toda la cosmovisión de esa empresa y carece de pensamiento propio. O, peor, que no puede distinguir una cosa de otra. Algo así deben pensar los Kirchner del periodismo, por eso prefieren comprarlo hecho (Gvirtz, Spolsky, Electroingeniería). ¿Saben cómo se trabaja en esos medios? ¿Qué nivel de rotación tienen esos puestos de trabajo? Apuesto a que en eso le ganan a McDonalds. No está en mi perfil, pero también soy miembro de Fopea, una organización de periodistas -mezcladitos, de izquierda, centro y derecha, al menos por ahora- que persigue dos objetivos: la ética y la calidad de la profesión. ¿Eso mejora mi condición de empleado de La Nación?
    Saludos

  8. José, escribo esto por si soy el destinatario de tu segundo comentario:

    Nadie calificó tu condición de empleado de La Nación. Me pareció que la ironía con la que descalificaste a los periodistas de 678 se aplica a periodistas de otros medios no oficiales u oficialistas, incluso de La Nación, cuyo trabajo se acerca más al lobby político/económico que al ejercicio periodístico en un sentido riguroso.

    Tampoco nadie te acusó de compartir toda la cosmovisión del diario para el que trabajás ni de carecer de pensamiento propio. En todo caso, creo que muchos periodistas suscriben a un corporativismo mediático que reduce la capacidad o libertad de autocrítica. Tal vez vos seas una excepción a la regla.

    Coincido con vos en que vivimos en un estado de corrupción que afecta al ámbito público y privado, y que viene de arrastre. Imagino que coincidirás conmigo en que el intercambio de sobres, la compra de productos periodísticos, la manipulación de datos oficiales no es exclusividad del gobierno actual.

    Yo no creo que los medios “intervengan” en la construcción de “un” relato; creo que los medios construyen el suyo propio. “La pobreza”, “la libertad” (de prensa o cualquiera), “la democracia” son entelequias que explotan en función de cierta mirada no exenta de intereses e ideologías.

    Basta con hacer un análisis de discurso elemental para constatar qué calificativos utilizan las crónicas informativas (crónicas que, se espera, publiquen información objetiva) según la ocasión. La realidad desmiente, además de las estadísticas falseadas, crónicas y editoriales supuestamente imparciales y objetivas.

    Está claro que el video sobre el soborno de Pagni es trucho. De hecho eso nunca estuvo en discusión en esta página. Tampoco, insisto, tu condición de empleado de La Nación.

    Saludos.

  9. Martincho, me gustan las discusiones en este blog porque se centran en las ideas y no en las personas. Es decir, aquí sí se puede debatir. En general pasa todo lo contrario (y si no mirá los comentarios de los foristas en las notas que La Nación abre a la opinión de los usuarios).

    Destrás de cada cosa que uno hace y de cada palabra que elije para referirse a algo está implícita la manera de ver las cosas que uno tiene. En todo y en todos hay ideología, aunque yo prefiero llamarla cosmovisión. La objetividad es un atributo propio de los objetos, no de los sujetos.

    Lo importante en el periodismo no es la objetividad -que además es una mentira-, es la honestidad intelectual, la transparencia ante el público, la integridad personal (algunos hablarán de moral, otros de ética, pero se referirán a lo mismo; para unos será objetiva, para otros será consensual) y la calidad en el ejercicio de la profesión. Esto último significa cosas concretas, concretísimas: como consultar a todas las fuentes y chequear la información, por ejemplo.

    Más allá de su posición, todos los diarios, medios y periodistas -independientemente de su cosmovisión- deberían cumplir con premisas como esa (si querés más, aquí hay http://www.fopea.org/Etica/Codigo_de_Etica , y aquí también http://www.fopea.org/Calidad/Compromiso_de_los_Socios).

    Un abrazo

  10. Las discusiones de los últimos tiempos han puesto al periodismo en un sitio en el que se siente muy incómodo. En nuestra sociedad las figuras pùblicas (deportistas, políticos, empresarios) pueden ser acusadas de cualquier cosa, pero es antiético hacer “periodismo de periodistas”.

    En mi opinión de consumidor de noticias, este es un bill de indemnidad del que no deben gozar los que nos relatan “lo que pasa”.

    En este caso de 6-7-8 me parece que quedó claro. Mas allá de denunciar la maniobra miserable de mostrar un video trucho, nadie se puso a investigar la manera de trabajar de los periodistas involucrados, que era lo único interesante. Les resulta incómodo avanzar sobre el kirchnerismo de Sandra Russo y cia que les hace perder identidad, y tampoco pudieron denunciar la sospechosa manera de trabajar de Carlos Pagni

    Un boliviano que vende sin factura en La Salada es mandado preso sin problemas por televisión en horario central – sin que a nadie le importen las cámaras ocultas – pero a uno de los principales periodistas de uno de los diarios mas prestigiosos del paìs se le permite que no consulte a todas las fuentes, que sus notas sean desmentidas por la empresa involucrada, que tenga un newsletter con información que le vende a las mismas empresas que son objeto de sus notas.

    Aquí DiarioSobreDiarios hace periodismo de periodistas. ¿Qié pasaría con esta investigaciòn en televisiòn a las 21 hs por TN ?

    Saludos a todos. Efectivamente, José, este es un espacio libre y cómodo para charlar. Acerca de los foristas de LN on line, comparados con los de Crítica, son unos caballeros .

    http://www.diariosobrediarios.com.ar/eldsd/zonadura/index.htm

  11. Hola Adivinador

    Creo que el punto central de la discusión pasa por lo que señalás en tu último comentario, sobre el boliviano de la Salada.

    Pasar una cámara oculta editada por el super agente 86 es lamentable, no me cabe ninguna duda y lo siento por Sandra Russo, una periodista que respeto. Pero cuando lo hace Mariano el Latinista en horario central, mostrando al juez Oyarbide en un prostíbulo gay, eso es información.

    Es, como ya lo hemos conversado, como cuando Clarín califica de caos los piquetes de desempleados y de paro los cortes de ruta masivos decididos por los empresarios del campo. La Nación lamenta la centralidad del gobierno mientras que la aplaudía con Menem ya que de esa manera¨ese político de raza garantiza la gobernabilidad¨.

    Unos meses antes de las elecciones, cuando el gobierno había decidido adelantarlas le preguntaron en TN a Sabbatella su opinión al respecto, esperando una probable crítica por izquierda. Así fue, dijo que estaba en contra de cambiar las reglas pero agregó que le parecía más grave que alguien estuviera en campaña durante 6 meses por el simple hecho de contar con los recursos necesarios.

    Me parece que por ahi pasa la cosa. No defiendo algo lamentable, simplemente quisiera ponerlo en el contexto general.

  12. Es cierto, Rinconete. Hay una mirada recortada.
    Por eso en las pàginas antikirchneristas solo se marca la vergüenza del “mal periodismo” de 6.7.8 y en los medios que apoyan al gobierno el detalle del video supertrucho no tiene relevancia.

    Ambos están desinformando.

    Yo tengo un profundo rechazo por el tipo de periodismo que hacen la mayoría de los antikirchneristas. Ya lo dije y lo marqué siempre que pude. Por eso mismo me parece que no debo (desde mi humilde posiciòn de espectador alerta) meterme en una trinchera y convertirme en un “bloguero K” .

    Lo mismo le podemos pedir a Sandra Russo, por ejemplo. Llegó hasta aquí haciendo periodismo. Sería bueno que siga en ese camino, porque para dar vergüenza mostrando videos o haciendo chistecitos estúpidos , ya están Mariano Grondona o Diego Gvirtz, entre otros .

    Saludos, Rinconete.

  13. clarin que es lo mismo que tn y canal 13 mienten mienten mienten y miman a macri no dicen nada malo de macri .

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s