Lito Vitale, ébano y marfil

Reseña redactada por Ariel.
—————————————

El virtuoso Lito VitaleLa semana pasada, fue noticia por aggiornar las canciones patrias. Lito Vitale ya lo había hecho en 1998 cuando, de la mano de artistas como Jairo, Pedro Aznar, Fabiana Cantilo entre otros, recogió el guante que Charly García tiró en 1990 con su propia versión del Himno Nacional Argentino. Pero en esta ocasión el compositor, productor y pianista fue un poco más allá y decidió darle una vuelta de tuerca al mismo proyecto, vuelta que no estuvo exenta de levantar polvareda por las características de estas versiones libres. Por ejemplo, la interpretación que Kevin Johansen y el cantante de Damas Gratis, Pablo Lescano, hicieron del Himno a Sarmiento en clave de cumbia villera indignó a los ultranacionalistas.

El fundador de Músicos Independientes Argentinos (MIA) siempre sobresalió -y sigue haciéndolo- por su talento para componer, interpretar y animarse con arriesgados experimentos musicales como la banda de sonido Kuarahy para el ballet de Julio Bocca. El trabajo fue elaborado íntegramente con sintetizadores en 1991; de ahí que suene excesivamente electrónico, lo cual no les quita virtuosismo ni belleza a los arreglos y melodías.

En su faceta de productor, Vitale lanzó (también en 1991) el disco Postales de este lado del mundo con Juan Carlos Baglietto. Además de inaugurar un espacio fructífero de cooperación profesional, el álbum les dio nuevo brillo a tangos y canciones del repertorio popular argentino. En 2001, la sociedad se deshizo, en buenos términos y luego de varias giras exitosas.

Juntando almas I y II fue la consecuencia natural del micro que el tecladista realizaba todas las medianoches en Canal 13 y que se llamó Ese amigo del alma, como el disco homónimo que en 1988 publicó con su cuarteto. En aquella ocasión, músicos de los más variados estilos acompañaban a Vitale y, juntos, nos regalaban un lindo momento antes de ir a dormir.

Recuerdo especialmente la indignación que me invadía cuando este programa perdía el premio Martín Fierro al “mejor programa musical”, que quedaba en manos de… La movida del verano de Juan Alberto Mateyko. Tan acostumbrado estaba a la reiterada decisión del jurado, que Lito optó por dejar de asistir a las últimas cermonias de entrega que lo invitaban en tanto nominado.

Sus pequeñas intervenciones como vocalista del dúo que formaba con Baglietto lo animaron y en 2007 grabó El otro, donde entonó temas compuestos por amigos. Hoy, se encuentra sacándole punta a una nueva versión del trío que se completa, esta vez, con Lucho González en guitarra y Victor Carrión en vientos, y que interpreta tangos, milongas y otras yerbas.

Artista con mucha personalidad, Lito Vitale alterna entre distintas formaciones y despliega su virtuosismo desde los teclados. Entre trabajos propios y ajenos, este experto en sonidos del ébano y del marfil traza una senda infinita de melodías que siempre terminan conduciéndolo a la casita de sus viejos.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s